miércoles, 22 de febrero de 2017

VIDEOS PREMIADAS 2017

video

Rogelia Jaime Ara con el grupo "Raza Aragonesa"


video

Elba Gonzalvo Montañés en "Aragón, canta y baila al mundo"

video

Noelia Ortíz Cormano baila la Jota de Andorra en la presentación del cd "La jota es..."

NOELIA ORTÍZ CORMANO

PREMIO MUJER DE JOTA 2017 - CENTRO ARAGONÉS DEL PUERTO DE SAGUNTO





Esta historia empieza en la ciudad portuaria de Rotterdam, en Holanda, posiblemente la principal puerta de Europa desde el mar. Allí nació en abril de 1988 Noelia Ortiz Cormano, nuestra nueva Mujer de Jota. De puerto a puerto, desde el primer puerto de Europa en movimiento comercial hasta el que es el principal puerto del mundo, sí, el principal en la jota: el Puerto de Sagunto. Es también una historia personal más de esa España que ha sido país de emigrantes desde finales del siglo XIX, primero a América, y desde 1960 hacia Europa. La vorágine provocada por la necesidad de encontrar mejores medios de vida envolvió también a sus abuelos paternos que, afincados primero en el Puerto de Sagunto, saltaron desde aquí a Holanda, país de destino de muchos españoles en los años sesenta. No obstante, las vacaciones veraniegas pasadas en el Puerto propiciaron que los padres de Noelia se conocieran. Una vez casados se establecieron en Holanda, pero tras cinco años regresaron definitivamente a España, al Puerto, acompañados de una hijita de tres años.

A los seis años Noelia, llena de infantil curiosidad, pudo satisfacer en esta casa su deseo de conocer qué era la jota, aunque ya lo había intentado antes, a los cinco años, cuando les indicaron a sus padres que era demasiado pequeña para iniciarse en el baile. Podríamos elucubrar incluso que esto fue un reencuentro con la jota, puesto que Noelia desciende en parte de aragoneses de Teruel: su abuelo materno era de Castellote y su bisabuela paterna de Olba. Y lo remarcamos porque parece que hay acordes musicales que llegan o no al alma según la genética que nos ha correspondido. Eso lo podría explicar la neurociencia: por qué determinadas tonadas pulsan la emoción de unas personas y no de otras. Noelia portaba sin duda unos genes que la impulsaron hacia la jota, a conocerla en profundidad y, en suma, a enamorarse de ella.

Desde el primer momento Noelia se propuso el objetivo de bailar como los “grandes” y quedó cautivada por la vestimenta tradicional aragonesa, cuya autenticidad siempre ha buscado y que para ella no es una servidumbre sino un envoltorio estimulante y precioso para ejecutar el baile. No en vano a Noelia le han rondado siempre los duendes del escenario, como demuestran también los estudios que realizó fuera del ámbito de la jota: música, canto, piano y danza.

Su primera etapa en la jota va a abarcar toda su infancia y adolescencia, hasta los dieciocho años, cuando una lesión habida en otra actividad la apartó durante más de un año. Tras este paréntesis retomaba su actividad escénica y, al cabo de un año más, volvía a sentirse otra vez en plena forma. Ese momento coincidió con la primera asunción de una responsabilidad adicional, pues se le propuso ser codirectora del cuadro de baile. Fue también elegida Reina del Centro para el período 2010-2012, una experiencia ilusionante que se sumó a la del bienio 2002-2004, en que fue Dama de la Corte de Honor. Pero ante todo, el broche de oro lo constituirá desde junio de 2010 el inicio de su relación con nuestro querido cantador Javier Iserte, su “media naranja” y “compañero de viaje” en la vida, según palabras de Noelia, al que además del amor le une la pasión común por la jota.

Quedarse sola en la dirección del cuadro de baile marcaría el comienzo de su etapa actual, que incluyó también la responsabilidad de la escuela de baile, cargos que hasta el último día ha desempeñado con ilusión, esfuerzo, e intentando transmitir toda su técnica, así como el sentimiento, el respeto y la pasión que la jota despierta en ella. Más íntimamente, lo que marca la presente etapa es su comienzo en la jota cantada, algo que siempre le había interesado y que ha iniciado de la mano y con el aliento de Javier Iserte y del profesor César Rubio. Ahora, a Noelia y a Javier les espera Zaragoza, donde ella acabará sus estudios de veterinaria y ambos profundizarán en el arte de la jota.

Eso sí, cuando inicie su nueva vida en tierra aragonesa, seguirá conservando el recuerdo de innumerables actuaciones: Los Pilares, con su carga de ilusión y nerviosismo, y de sobreesfuerzo, dado que es siempre el festival más esperado y en el que toca rayar en lo más alto; la actuación en el Ateneo de Valencia junto a Juanjo, otro gran bailador; en Albarracín para la presentación del disco "La jota es...", de nuestro grupo de canto; la intervención de todo el grupo en el programa televisivo "Dándolo todo... Jota"; y las concentraciones, cuyo recuerdo le provoca siempre una dulce sonrisa de deber cumplido, porque por encima del cansancio del viaje, de la falta de sueño y del ambiente festivo, siempre prevalecía la voluntad del grupo de hacerlo lo mejor posible, de entregarlo todo.

Aunque su recuerdo más entrañable es el de la inmensa emoción que le produjo el canto de su novio Javier Iserte cuando ella subía al escenario para ser nombrada Reina del centro. Pudo parecer algo hierática, pues es de natural reservada, pero la emoción procesionaba por dentro como sangre que bulle.

Otra satisfacción que le ha brindado la jota ha sido conocer a algunas de sus personalidades más llamativas. Especial atracción le provocan tres acreditadas parejas de baile: Luis Enrique Langarita y Kelia Borniquel, Alex Aldea y Patricia Sariñena, y Javier Bespín y Sheila Palacino. Pero en cuanto a embrujo, fue Sandra Aragón quien fascinó a Noelia con su baile y se convirtió en auténtico ídolo y particular fuente de inspiración. En el canto femenino, se inclina por su amiga Susana Gil, María Ángeles Genzor, Beatriz Bernad y, la cantadora a la que más extensamente ha escuchado, Begoña García. En el masculino, como no, a su pareja Javier Iserte, cantador con talento y talante de humildad y de gran persona, seguido por Nacho del Rio, Toño Julve, del que destaca su condición de ágil e ingenioso versificador, y su profesor César Rubio, al que define como “excelente maestro y pozo de sabiduría respecto a la jota”. En el terreno instrumental, le emociona el maestro Juanjo Almarza, que hace hablar a los instrumentos de cuerda.

Visto todo lo anterior, la larga trayectoria en este centro y en la jota de Noelia Ortiz Cormano está, pues, delineada por su seriedad en el esfuerzo y su discreción, por la responsabilidad en su ejercicio como profesora, por su estilo elegante y depurado como bailadora, y por su buen gusto y fidelidad a la tradición a la hora de componer su indumentaria aragonesa. Son méritos y son avales indiscutibles para nuestra nueva y digna Mujer de Jota del Puerto de Sagunto.
José Mª Prats Escriche

viernes, 17 de febrero de 2017

ELBA GONZALVO MONTAÑÉS

PREMIO MUJER DE JOTA 2017 - MENCIÓN A TÍTULO PÓSTUMO





El pasado 21 de Mayo de 2016 el mundo de la jota se sintió profundamente conmovido por la triste y temprana pérdida de una gran cantadora y excelente artista: Elba Gonzalvo Montañés. Elba interpretó magistralmente, durante los casi 40 años de pertenencia e incesante actividad en el Ballet Aragonés Baluarte, los papeles protagonistas de los más destacados espectáculos de esta compañía artística.
Elba nació en Zaragoza el 26 de septiembre de 1947 y ya desde su niñez sintió una vocación artística que se vio alimentada por la relación con sus queridos amigos los hermanos Mormeneo-Zapata, especialmente con Conchita, una entrañable amistad que se prologaría a lo largo de toda su vida. Los clásicos prejuicios familiares de la época en torno al desarrollo de actividades artísticas le impidieron desarrollar su vocación hasta 1977 cuando se integró en el elenco artístico de un recién formado grupo de Jota: Baluarte Aragonés. En 1978, inició su formación jotera recibiendo lecciones de canto de Dª Jacinta Bartolomé, primero, y de Aurora Tarragual y Vicente Calahorra, después. Paralelamente complementó su formación en Técnica Vocal de la mano de Dª Pilar Andrés.
En los inicios de su carrera, Elba recibió varios premios de jota cantada en los certámenes celebrados en Fuendejalon, Barcelona y El Cachirulo de Zaragoza, entre otros; pero no sintiéndose motivada por la competición y alejándose de las rivalidades que despiertan los Certámenes y Concursos, decidió  dejar de lado esta faceta para centrar su carrera artística en los espectáculos y propuestas innovadoras de su grupo Baluarte Aragonés.
Con el devenir de los años Elba se fue enfrentando a grandes y difíciles retos artísticos interpretando a personajes tan destacados como “La Dolores”, Agustina de Aragón  o Isabel de Segura en “Los amantes de Teruel”, entre muchos otros personajes que le permitieron sentirse totalmente realizada y respetada como artista. De este modo, Elba recorrió todos los rincones de España y viajó por toda Europa formando parte de primeros papeles de reparto en distintas obras de temática aragonesa como: “Aragón hoy” en 1980, “Aragón vivo” en 1981, “Rasgos” en 1982 y en su reposición en 2013, “Aragonense” en 1983, “Memorias” en 1984 y en su reposición en 2015, “Desarraigo” en 1.985, “1.808 Zaragoza” en 1986, “Acordanza”  en 1989, “Goyescas” en 1992, “¿Quién fue la Dolores?” en 1994, “Independencia” en 1996, “Antología Aragonesa” en 1998, “Los amantes de Teruel” en 2000, “Trasmoz y sus brujas” en 2006, “Los Sitios 1808” en 2008 y "Antología Tradicional aragonesa" en 2009.
Con todos estos espectáculos, con todos los papeles interpretados y con cientos de representaciones a sus espaldas, Elba consiguió forjar una fantástica carrera artística y profesional como cantante y actriz. Una carrera caracterizada por su pasión y por su entrega al personaje y por el meritorio logro de llegar a transmitir al espectador, en cada una de sus representaciones, el sentimiento y el carácter del personaje que representaba.
Su actividad artística se compaginó entre 1986 y 2012 con su actividad docente como profesora de canto en los estudios de música, canto y danza del “Ballet Aragonés BALUARTE“. Allí transmitió toda su experiencia, su sabiduría y su buen hacer sobre el escenario a toda una generación de cantadores y cantadoras que pasaron por la Escuela y Grupo de Canto de esta compañía artística.
Y si en Baluarte Aragonés inició y desarrolló la totalidad de su brillante carrera artística, en este mismo grupo dio fin a la misma cuando la enfermedad venció a sus fuerzas. Un grupo que fue su vida, que fue su familia y en el que se apoyó en 3 pilares fundamentales para su desarrollo artístico: su esposo José Miguel Pamplona Angos (fundador y director del Ballet Aragonés) y sus hijos Nacho y Elba Martín Gonzalvo, a quienes les transmitió su amor y su pasión por el folklore aragonés. Baluarte Aragonés fue, además, un espacio de encuentro con grandes figuras consagradas de nuestra jota y con jóvenes promesas que iniciaban su camino artístico en este grupo de la mano de Elba y José Miguel, quienes además de enseñarles los entresijos de la profesión los cuidaban como a su propia familia.
Entre el legado que Elba nos deja queda el recuerdo imborrable de sus interpretaciones y de sus personajes, el magisterio que ejerció directa e indirectamente entre todos los cantadores de su escuela y grupo y sus grabaciones en solitario y con su grupo que son el testimonio de su buen hacer en sus casi 40 años de carrera artística.
Su historia de vida estuvo vinculada a la Jota y a la interpretación, como lo estuvo a su querido grupo en el que pudo cumplir su vocación de aportar su buen hacer en favor de nuestra Jota, algo que consiguió con una incesante actividad artística y docente y con mucha entrega y pasión por lo que tanto amó: la JOTA.
César Rubio Belmonte


ROGELIA JAIME ARA

PREMIO MUJER DE JOTA 2017 POR ARAGÓN






Un 20 de Febrero de 1934 el domicilio del matrimonio formado por Mariano Jaime y por Irene Ara, ubicado en la Calle Forns del zaragozana barrio de “Las Delicias”, se colmó de felicidad. Tras el nacimiento de cuatro hijos varones acababa de llegar al mundo una hermosa niña a la que sus padres bautizaron con el nombre de Rogelia. En aquel momento ni Mariano ni Irene, ambos nacidos en Zaragoza, llegaron a pensar que su hija Rogelia Jaime Ara estaba llamada a ser una de las bailadoras más destacadas y queridas de nuestra Jota Aragonesa.

Los primeros recuerdos joteros de Rogelia se remontan a su infancia cuando su padre Mariano, que atesoraba una hermosa voz y buenas maneras para el canto, cantaba la jota en cualquier reunión o fiesta familiar. Y fue su padre, precisamente, quien ilusionado por que su hija cultivase su misma afición le animó para que se iniciase en el canto de la Jota. Mariano que había sido un autodidacta en la Jota Cantada y que llegó a acompañar a Juan Antonio Gracia de Nuez,  pensó que una formación reglada en la Jota supondría una ventaja para un mejor desarrollo artístico de su hija. Sin embargo, Rogelia sintió desde bien temprano una mayor atracción por el baile y con tan solo diez años se matriculó en la Escuela Oficial de Jota ubicada, en aquellos años, en la Calle Blancas nº7.

En la Escuela Oficial de Jota se encontró con quien sería su única maestra, Dª Isabel Zapata, quien pronto advirtió en Rogelia unas excelentes aptitudes para el baile y una gran dosis de pasión por la Jota. De modo que sus aptitudes y su alta motivación fueron las dos claves que le permitieron desarrollar un excelente aprendizaje dominando todos los estilos de la Jota Bailada. Todo ello junto a las magistrales lecciones de su principal referente jotero, Dª Isabel Zapata, a quien Rogelia admiró en lo artístico y adoró en lo personal.

El debut artístico de Rogelia fue temprano puesto que muy pronto se integró en el Grupo de la Escuela Oficial de Jota. Pero sus mayores éxitos ocurrirían a principios de los años 50. En 1952 y formando pareja con Mariano Valién, Rogelia consiguió el 1º Premio en el Certamen Oficial de Jota del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza y sólo un año después en 1953, con la misma pareja, conquistó el Premio Extraordinario de Baile. Tras su rodaje en el grupo de la Escuela de Jota y con el aval de los premios conseguidos se integró al elenco de bailadores del grupo “Raza Aragonesa”, fundado y dirigido por su maestra Isabel Zapata y su hijo Andrés Céster Zapata. En “Raza Aragonesa” y formando pareja con Andrés Cester, Rogelia cosechó sus más importantes éxitos como bailadora llevando la jota a los teatros más emblemáticos de toda la geografía española y actuando frente a importantes personalidades del momento. Incluso, a mediados de los 50, actuó ininterrumpidamente durante los meses de Julio y Agosto con “Raza Aragonesa” en el parisino Teatro L´Etoil para proseguir con una gira por importantes capitales francesas como Toulosse, Tarbes, Perpignan, Burdeos, Po, Montpellier,….

Y si la Jota le dio tanto a Rogelia, la Jota también le traería  al amor de su vida, el también bailador Esteban Pérez, hoy tristemente desparecido. En 1960 Rogelia y Esteban contrajeron matrimonio de cuya unión nacieron sus dos hijos: Juan Carlos y Francisco Javier. Con el matrimonio y la llegada de los hijos, Rogelia se vio obligada a dejar los escenarios para dedicarse al cuidado de su familia y al negocio familiar de hostelería “Casa Juanico”, un lugar destacado por los zaragozanos y forasteros por sus muy ricas tapas.

Pero la Jota está tan arraigada a su ser que Rogelia nunca ha podido permanecer alejada de ella. Por eso, además de bailadora, ha sido maestra, jurado en certámenes y hasta Vicepresidenta de La Peña El Cachirulo de Zaragoza. Todas estas actividades completan un riquísimo currículum y de experiencias y vivencias en torno a la Jota.

En el ámbito docente Rogelia impartió lecciones de jota bailada junto a su maestra Dª Isabel Zapata en diversos colegios zaragozanos: “Sagrado Corazón”, “Jesús y María”, “Colegio de la enseñanza”, “Teresianas”, “Carmelitas” y “Franciscanas”. Pero también impartió clases en solitario en diversas localidades zaragozanas: Nuez de Ebro, Fuendejalón y Ainzón. Algunos de sus alumnos destacaron consiguiendo importantes premios y de todos guarda un muy grato recuerdo y, pese al paso de los años, con muchos de ellos mantiene un estrecho contacto.

Con el paso de los años y cuando ya estaba retirada de los escenarios y de la enseñanza fue requerida para tomar parte en infinidad de jurados de los más prestigiosos certámenes de Jota. Más recientemente pudimos verla en Aragón TV como miembro del jurado de baile del programa “Dándolo Todo Jota”.

Como broche de oro a su extensa y brillante carrera y a su amplísimo currículum, en 2016 fue requerida por el cineasta aragonés Carlos Saura para tomar parte del rodaje de la película-documental “Jota”.

Y si es destacable la actividad artística y la labor docente de Rogelia, no lo es menos su excelencia humana. Rogelia posee un carisma personal que hace que sea querida y admirada por todo el mundo de la Jota. Su buen carácter, su simpatía y su entusiasmo por todo lo que sabe a Jota le han valido el cariño del público y de varias generaciones de compañeros. Por todo ello y por otras tantas razones ha sido reconocida en diversos homenajes. El primero de ellos, del que Rogelia guarda un gratísimo recuerdo, fue en enero de 1986 en la “Cena de la Simpatía” en el zaragozano Restaurante “Elíseos”. Después se han sucedido diversos homenajes y reconocimientos entre los que cabe destacar: el homenaje de la Asociación Cultural “La Atalaya de Cubel” dedicado a Rogelia y a título póstumo a su esposo Esteban Pérez, en 1994; el homenaje organizado por Castilliscar, el pueblo natal de su esposo, en Mayo de 2013; el reconocimiento como “Cachirulo Ilustre” en Enero de 2015 por La Peña El Cachirulo de Zaragoza, donde es una de sus socias más veteranas y donde ha llegado a ser parte de su Junta Directiva; y, más recientemente el homenaje que recibió, junto a otras figuras de la Jota, en la gala “Recordando la Jota” celebrada en Junio de 2016 en el Auditorio de Zaragoza que fue organizada por Javier Bespín y Sheila Palacino. Unos reconocimientos a los que se suma este merecido Premio Mujer de Jota 2017 concedido por el Centro Aragonés del Puerto de Sagunto.
César Rubio Belmonte



CARTEL DE LOS PREMIOS MUJERES DE JOTA 2017. 10ª EDICIÓN.


miércoles, 1 de febrero de 2017

PREMIADAS EN LA 10º EDICIÓN

PREMIO MUJER DE JOTA 2017 POR ARAGÓN

Rogelia Jaime Ara




Rogelia Jaime Ara reúne en su persona todos los criterios que, desde el inicio de estos premios en Marzo de 2008, se establecieron para la elección de las personas que pretendíamos destacar como Mujer de Jota: una excelencia en lo artístico, una destacable trayectoria docente y/o un marcado carisma en lo personal.
En el terreno artístico cabe destacar de Rogelia su Premio Ordinario en el Certamen Oficial de Jota del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza en 1952 y el Extraordinario en 1953 formando pareja con Mariano Valién; además, de que formando pareja con Andrés Cester Zapata cosechase grandes éxitos por toda la geografía española y francesa con el grupo “Raza Aragonesa”, dirigido por su maestra Dª Isabel Zapata. En 2016 tomó parte del rodaje de la película documental “Jota” del cineasta aragonés Carlos Saura.
En el ámbito docente Rogelia impartió lecciones de jota bailada en diversos colegios zaragozanos junto a su maestra Dª Isabel Zapata y en solitario en diversas localidades zaragozanas: Nuez de Ebro, Fuendejalón,…. Además, ha tomado parte en infinidad de jurados de los más prestigiosos certámenes de Jota y, recientemente, pudimos verla en Aragón TV como miembro del jurado de baile del programa “Dándolo Todo Jota”.
En cuanto a lo personal es destacable la excelencia humana de Rogelia. Un carisma personal que hace que sea querida y admirada por todo el mundo de la Jota. Así su buen carácter, su simpatía y su entusiasmo por todo lo que sabe a Jota le han valido el cariño del público y de varias generaciones de compañeros. Por ello y por otras tantas razones ha sido reconocida en diversos homenajes por el pueblo de Castilliscar (Junio de 2013) o por La Peña El Cachirulo de Zaragoza (Febrero de 2015). Unos reconocimientos a los que ahora se suma este Premio Mujer de Jota en su 10ª edición (Marzo de 2017).


PREMIO MUJER DE JOTA 2017 POR EL CENTRO ARAGONÉS

Noelia Ortíz Cormano



Nacida el 5 de Abril de 1988, Noelia Ortíz Cormano, sintió desde bien pequeña una fuerte atracción por el baile y la danza. Con tan solo 6 años su madre la llevó a aprender a bailar la Jota al Centro Aragonés. Su sangre aragonesa (su abuelo materno era natural de Castellote y su bisabuela paterna de Olba) y su pasión por el baile iban a ser los ingredientes para que se convirtiera en una excelente bailadora y para que, con el paso de los años, la Jota se convirtiera en un eje fundamental en su vida.
Si en  1994 daba sus primeros pasos en la jota bailada en las escuelas de jota del Centro Aragonés de la mano de la entonces profesora Marisol Estella, entre los años 2013 y 2015 fue ella la responsable de iniciar a los más pequeños en el baile de la Jota como profesora de baile de la misma escuela. Asimismo, entre 2012 y 2015 ocupó el cargo de directora de baile del grupo de Jota de este Centro Aragonés.  Pero su pasión por la Jota no se centra sólo en el baile sino que se hace extensiva al Canto y, animada por su pareja, desde el 2012  recibe clases de canto y actualmente es componente del Cuadro de Canto.
Además de su trayectoria artística y docente, cabe destacar igualmente que haya ocupado cargos de representación de esta sociedad. Entre 2002 y 2004 fue Dama de la Corte de Honor  y entre el 2010-2012 cumpliría una ilusión al ser nombrada Reina del Centro Aragonés.
Su pasión por la Jota la manifiesta cuando expresa que la jota es una parte esencial de su vida y no es de extrañar si además de todo lo descrito más arriba consideramos que la Jota le trajo al amor de su vida, el cantador Javier Iserte, y que ambos comparten una afición sobre la que gira gran parte de sus vidas.


PREMIO MUJER DE JOTA 2017, MENCIÓN 10ªEd. A TÍTULO PÓSTUMO
Elba Gonzalvo Montañés


El pasado 21 de Mayo de 2016 el mundo de la jota se sintió profundamente conmovido por la triste y temprana pérdida de esta gran cantadora y excelente artista. Elba Gonzalvo interpretó, magistralmente, los papeles protagonistas de los más destacados espectáculos del Ballet Aragonés Baluarte en los casi 40 años de pertenencia e incesante actividad en esta compañía artística.
Elba nació en Zaragoza el 26 de septiembre de 1947 y ya desde su niñez sintió una vocación artística que se vio alimentada por la relación con sus queridos amigos los hermanos Mormeneo-Zapata. Pero no fue hasta 1977 cuando pudo dar rienda suelta a esta vocación al integrarse en el elenco artístico del recién formado grupo de Jota Baluarte Aragonés. En sus inicios recibió lecciones de canto de Dª Jacinta Bartolomé, primero, y de Aurora Tarragual y Vicente Calahorra, después, y complementó su formación en técnica vocal con Dª Pilar Andrés.
Con el devenir de los años se fue enfrentando a grandes retos artísticos interpretando a personajes tan destacados y tan ligados a ella como “La Dolores”, “Agustina de Aragón” o “Isabel de Segura”, entre muchos otros. Y si en Baluarte Aragonés inició su carrera, en este mismo grupo dio fin a la misma cuando la enfermedad venció a sus fuerzas. Y, también, en Baluarte Aragonés entre 1986 y 2008 transmitió toda su experiencia y sabiduría a una generación de cantadores y cantadoras que pasaron por la academia y grupo de canto de esta compañía artística.
Su historia de vida ha estado vinculada a la Jota, a la interpretación y a su querido grupo donde encontró el espacio en el que pudo satisfacer su vocación de aportar su buen hacer a favor de nuestra Jota.